Molde perdido del Natural

Molde de una mano

Para realizar un molde perdido de una parte del cuerpo debemos aplicar en primer lugar una capa fina de escayola teñida (de azul) que nos ayudará a no pasarnos al picar el molde para sacar el positivo.

Se prepara la mesa con estearina para que la escayola no se pegue, preparamos también una pella de arcilla sobre la que colocaremos la mano para facilitarle después la salida. Como la escayola se pega también a la piel es conveniente echarse algún tipo de crema hidratante antes de verter la escayola.

Sobre la capa azul se echa una capa blanca que es la que dará consistencia a nuestro molde, la capa azul cogerá todo el detalle de la mano.

Cuando la escayola ha fraguado se levanta la mano de la mesa, se retira la arcilla y se saca la mano, si hay enganches con ayuda de espátulas romas, vaciadores… se irán eliminando con cuidado de no herir la mano que está encajada en el molde.

Sellando el lugar que ocupaba la escayola con arcilla verteremos la escayola en el molde habiendo aplicado la estearina previamente, debemos agitar o golpear levemente el molde para que las burbujas que pueda tener la escayola no afecten a la capa que debe coger la textura de la mano.

Una vez haya fraguado la escayola picamos el molde, para la capa exterior (blanca) podemos utilizar un cincel y un martillo. Cuando se llega a la capa interior (azul) debemos tener cuidado pues si nos pasamos picaremos la mano que queremos positivar. Para finalizar, los pequeños recovecos que queden con capa azul los podemos retirar haciendo palanca con un cuchillo, gubia, espatulin…

Antes de patinar las piezas, les aplicamos una capa de goma laca que servirá de tapa poros, e impedirá que la pintura se levante, se debe aplicar cuando las piezas estén bien secas.

La patina de esta pieza es una imitación de piedra, se obtiene con acrílicos diluidos en agua y proyectados sobre la superficie con ayuda de un cepillo de dientes, para esta pieza he utilizado 3 tonos de grises, blanco negro verde y granate. La base esta pintada con una base aguada de verde y acrílico bronce arrastrado con un trapo por encima, imitando calderilla.

Molde de un pie

Siguiendo la misma dinámica de la mano voy a realizar un molde de un pie, la única diferencia es que este molde tendrá dos piezas para poder sacar el pie del molde, se prepara la cama y se aplica la crema hidratante sobre la piel, se echa la primera capa teñida y la segunda para dar cuerpo.

Sobre la primera pieza se hacen unas llaves y con el pie dentro se prepara la parte trasera, aplicando crema sobre la piel y estearina sobre la primera pieza. También hacemos una primera capa de otro color para que sirva de guía a la hora de picar el molde.

Con todas las piezas listas se aplica le estearina y se prepara el tapón de arcilla para el espacio del tobillo y se sujetan las dos piezas para que al rellenar no se abra.

Una vez a fraguado seguimos el mismo proceso que con la mano quitando la escayola con un formón, teniendo mas cuidado al llegar a la capa coloreada, y restaurando después con escayola muy liquida posada con un pincel los posibles errores que tengamos

Cuando el modelo esta limpio y seco aplicamos la Goma Laca para posteriormente aplicar la pátina

A continuación aplicamos una capa cubriente de arílico verde frontón para el pie que imitará bronce viejo, y negra en la base que imitará plata vieja.

A continuación se aplica una capa de cera incolora por toda la superficie que servirá de aglutinante para la plumbagina que vamos a aplicar a continuación.

La Plumbagina se aplica con una brocha por toda la superficie creando un efecto metálico, no es necesario crear una capa totalmente homogénea. A continuación se retira el sobrante con la misma brocha.

En la siguiente fase aplicaremos mediante estarcido con pincel acrílicos de distintas tonalidades de verde, también se puede comprar en el mercado como patina especifica para bronce viejo.

Y para potenciar el efecto también se pueden usar pigmentos en polvo aplicados con brocha, distintos tonos de verde e incluso algún tono de azul.

A continuación aplicamos pigmentos de bronce y plata, estos pigmentos se presentan en polvo, o ya mezclados con cera.

Debemos coger con la brocha y descargarla sobre la mesa o un periódico antes de aplicar sobre el pie, y solo lo usaremos para dar reflejos en las zonas que reciban mas roce, o en pequeños detalles.

Para terminar se le saca un poco de brillo con un trapo suave, y ya está la pátina de bronce viejo terminada.